miércoles, 19 de noviembre de 2014

PLEASE, REMEMBER TO GIVE "LIKE" THIS PHOTO, AND HELP ME TO WIN!!

POR FAVOR, RECORDAR DE DARME "LIKE" EN ESTA FOTO, Y AYUDARME A GANAR!!

Creo que he preferido olvidarme de mí primero a olvidarme de lo que pasó.

Le dije que se quedara, sin importar que me fuera a romper un poco más.

Le dije que se quedara,
 sin importar que me fuera a romper un poco más. 
Y ahora mírame, completamente rota. 
No te culpo,
 amor,
 el orgullo pudo, contigo, conmigo, y nos destrozó,
 o quizá ya estábamos lo suficiente rotos, cómo para arreglarnos.
 Intentamos solucionarnos, 
pero ésto no tenía solución,
 al igual que la estupidez humana.
 Y cruzo la oscuridad, a hurtadillas, 
por miedo a que el monstruo de debajo de la cama venga, y decida unirme a él, 
y perderme aún más en esta oscuridad. 
La puerta está cerrada, al igual que mi corazón, 
impidiendo el paso a la luz, 
al calor...
 Y es que el frío,
 al menos,
 me hace sentir viva.
Recordé cómo era dormir a tu lado amor, sí, con esa respiración fuerte que tenías, que te hacía especial, tal vez. El viento, me abraza, quizá porqué ya no lo haces tú, quién sabe. Me recuerda la soledad crónica que poseo, que tanto temo, y tanto quiero en el fondo. Y me muestra mis temores, esos que ni con "adictivos" pude curar, porqué quizá no tiene solución, cómo mi corazón, que se partió, sin pedir permiso, y sigo buscando la manera, de que éste funcione. Quizá lo bueno de los corazones rotos es que no pueden
volver a romperse. 
Hola, querido amor, 
consumido, por las sábanas,
 por las penas, las noches de llanto, que no cesaron. 
Hola, amor, consumido, por la tristeza, que nunca se fue. 
Sí, amor, caímos, en picado, cómo cuando cae la lluvia. 
Y es que quizá debimos ser pacientes, pero corrimos, tanto, que tropezamos, y no supimos cómo levantarnos. 
Vamos, mi amor, sal adelante, y sonríe, que siempre se te dio bien. 
Y te digo que no sé en que nos equivocamos, pues estuve buscando la solución, pero no la encuentro, y estoy llegando a pensar que nunca la hubo, 
que siempre fuimos locos, que queríamos intentarlo todo,
 y lo hicimos cariño, 
pero nos maltratamos, tanto, que abrimos herida que ni si quiera sabíamos que teníamos, 
y no supimos cerrar. 
Hoy, cariño, te digo adiós, 
de esos que no tienen vuelta atrás,
 supongo, 
de esos que sonríes, con las lágrimas en los ojos, 
y sabes, que fue bonito, 
pero sí,
 fue. 

martes, 18 de noviembre de 2014

Please, remember to give me "like" in this photo!
Por favor, recordar de darme "like" en esta foto!

LIKE THIS PHOTO
Decidí dejar de morderme el labio, para así evitar recordar cómo eran tus dientes sobre éste, y cómo lo acariciabas con tu dedo índice, negándome que me mordiera, que para eso ya estabas tú, o sino, nadie. Y estabas tan cerca, de verdad que podía sentir que no existía nada más, pero decidimos 
despertar, o más bien, nos hicier
on salir, de ese sueño. Y caímos, al precipicio, dónde no pudimos salvarnos, porqué cada uno tenía su manera de salir, supongo. 
Y mientras miro atrás, me pregunto qué hice mal, o si de verdad todo iba tan bien, que tenía que joderse porqué sí. A veces creo que la vida no te deja ser feliz, y que busca alternativas para que no lo seas. 
Me pediste que te diese la mano, y que por muy fuerte que fuese la tormenta no la soltara, que bailaríamos juntos, bajo el manto estrellado, pero ya estamos a millones de kilómetros y solo queda el cielo, que fue cómplice, junto con el mar, y la arena, de aquella noche, de aquel encuentro, y claro, nuestras pieles, pero separadas. 
Recuerdo las palabras que no cruzamos, por miedo a separarnos, y que son la causa de nuestro fin, que no tiene principio, porqué quizá nunca lo tuvo, pero fue bonito, o al menos eso creo. Y te juro que he intentado superarlo, pero cada vez que voy a acostarme, me pregunto que será de ti, si sabe cómo calmarte, y si te alumbra, tanto cómo conseguí. Quizá lo peor de ésto es que me hiciste creer que era especial, y luego, desapareciste. 
Quién sabe, quizá esto nunca debió haber existido, y que por eso estoy pagando el dolor que causé.
Y que son tus labios,
los que me provocan esta incertidumbre.
Enviándome al vacío de mi soledumbre.
Hola, os pediría a todos que os pongáis en este enlace, donde pone "like this photo" y le deis "like/me gusta" en facebook a la foto, para así poder ganar el concurso. Os estaría muy agradecida, muchísimas gracias.














Hi, I'm asking all of you to help me doing a simple thing, you have to click "like this photo" and you'll go to facebook and you have to click "like" and that's all. If you do that, I can win this casting, so, please, help me!!
 THANK U <3



LIKE THIS PHOTO

Y se me acabaron las ganas, cómo la luz de mi interior. Se apagó, cómo cuando un rayo que una vez sale, éste se va, y no vuelve. Y no es culpa tuya, más bien mía. Estábamos tan perdidos, que decidimos perdernos juntos, y lo conseguimos, hasta que la realidad se apoderó de ti, de mí no, porqué creo que aún sigo atrapada en ese mundo, que tan real me parecía, y tan iluso era para ti. Soñaba con tenerte entre mis brazos, y a susurros despertarte, pero claro, yo no podía retenerte conmigo, ni tú podías aguantarme.
Te escribí poemas en la espalda, con la esperanza de que así éstos quedaran marcados, y no te olvidaras de mí. Supongo que soy ilusa, ¿no?
Tiene gracia, cómo las mejores mentiras se visten de escusa.
Y aún recuerdo el mar, y su sonido, con nuestros labios de por medio, para romper el silencio, desnudarlo, y mostrarnos, tal cómo somos.
Mis ideas, se desnudaron ante ti, y tu me abrigaste, dándome parte de ti, de lo que soy ahora, supongo.
Sé que piensas que soy una meláncolica, y quizá tengas razón, o tal vez sea verdad esto de quererte, y por eso duela.
Jamás comprendí lo que pasa con los corazones rotos. ¿Se vuelven a armar? ¿Cómo los puzzles? No creo... Imagino que cuando algo se rompe, roto queda, y lo que uno hace, es aprender a vivir con ello. Y quizá, lo bueno de que éste esté roto, es que ya no puede volverse a romper, o sí, quién sabe. El amor es tan perro, que a vece parece que nunca volverás a enamorarte, hasta que lo haces, y claro, confías, hasta partirte, de nuevo. 
Quizá un corazón roto puede seguir partiéndose, hasta no quedar nada, como el polvo, que se va, y no vuelve.


A veces me gustaría saber, que nada es cómo lo que conozco. Quizá fuiste mi peor error, pero créeme, me equivocaría contigo una y otra vez. Y me jode, saber que no es, porque no se puede, o porque no le damos el verdadero empeño que necesita. No sé, quién sabe. Pero derramé tantas lágrimas, que creo que ya no depende de mí, supongo porqué nunca lo hizo, y que siempre fue por ti, pero nunca lo admitiste, o no querías. Y duele, recordar, al igual que las esperanzas, sí, esa puta palabra que esconde detrás miles de ilusiones, ganas de luchar, y cómo no, decepción. Y te juro que luché, aunque no me creas, aunque ya no estés, aunque no me veas, Tanto como pude, hasta el punto de destrozarme, el alma, a pedazos.







Pido llorando al cielo un poco de razón.
Quizá nunca estuvimos destinados, ni si quiera estuvimos juntos, solo qué queríamos ir contra el viento, ya que nos encantaba ir contracorriente, tal vez por qué así nos sentíamos libres, quién sabe.

martes, 4 de noviembre de 2014

   Aprendí a verte. A observar las curvas de tus sonrisas. Me enseñaste que el amor no era aquello idealizado, sino lo que tú querías que fuese. Y así es, y he intentado buscarle otra solución, otra salida, pero no la encuentro, o no la quiero encontrar, no estoy segura. 
   En aquella mirada triste,
vacía, me perdí, intentando encontrarme, y créeme, lo hice, hasta tal punto, que acabé perdiéndome, y tú dejándome, en medio del vacío, de esta soledad, que me abraza, que tanto frío tiene, y tanto me gusta.
   Supongo que mi querer a las cosas frías es gracias a ti. Se puede aprender mucho más de este tipo de personas, que no de aquellas que creen ser felices, cuando en verdad, no saben ni quién son. 
   Te estuve observando, mucho tiempo, mirando como marchabas, sintiendo aquella lágrima sobre mi rostro, y eso, fue lo más bonito que pude sentir. A veces, me pregunto si algún día volveré a sentir esa sensación, aquella felicidad, que con tan solo mirarme me dabas. Y es que el amor es tan efímero, que se te acaba escapando de los dedos. 
   Quizá porqué no pertenecemos nunca a nadie, que somos sentimientos, personas pasajeras, en un momento exacto, y una vez éste acaba, ya no queda nada. Y duele, tanto, que se te clava en el alma, y ya no sabes si vives o si estás muerto. Porqué a veces respirar no significa que estés vivo.
   Me acostumbré tanto a ti, que acabaste siendo mi afición favorita, aquella canción que se te mete en la cabeza, y tarareas una y otra vez, sin quererlo. Y te juro que estoy bien, solo que a veces me da por hundirme en mis propios mares, con mis propios versos.



jueves, 18 de septiembre de 2014

Por ese siete de octubre del dos mil once.

Voy a escribir esta carta, para quizá así sentirme mejor, y poder así sanar las heridas del pasado. Y sé que con esto no arreglo nada, pero tal vez si sacar esa espina que se quedó clavada en mi corazón. Para empezar, quiero decirte que me equivoqué contigo, y mucho. Que he metido la pata hasta el fondo, y que no hay perdón merecido a mis actos. Y te juro que me arrepiento, me arrepiento haber tenido que actuar así para darme cuenta pero, eso ya es problema mío. Y que quizá la clave era apartar las cosas del pasado que me impedían continuar, para poder ver nítido lo borroso, y ahora lo veo tan nítido que me doy cuenta de todo lo que he perdido. Y, antes juraba no arrepentirme de nada, y ahora, ahora me arrepiento, de haber sido tan brusca, porque mi forma no fue la correcta, y te lastimé, y no sabes cómo lo siento. Si pudiera, volvería atrás, y cambiaría las cosas que dije por cosas que si pensé. Ni te imaginas como me gustaría poder correr a tus brazos y besarte, y decirte todo lo que siento y pieno, y me muero de ganas, te lo juro, pero no te merezco, no merezco hacer eso, ser egoísta,  otra vez, y ahora volver a por ti. No, no quiero ser asi, y me duele, más que nada, ni te imaginas cuanto... Pero sí, ahora sé que todo sería diferente, toda aquellas inseguridadades que tenía ya no están, pero no, no debo... O sí, la verdad, eso no me toca decidirlo a mí. Con todo esto no quiero hacer que vuelvas conmigo, solo, que sepas que lo siento, y que el error fue mío, tu nunca te equicocaste. 
Y quiero finalizar diciéndote que gracias, por estos años, por todos los momentos, siempre fuiste tú, solo que se me olvidó. 
Te quiero.
Quisiera buscar la respuesta adecuada, la salida a mis problemas, encontrar aquella sonrisa que me haga sentir bien. Quiero mentiras de jarabe que me sepan mal, que me sienten bien, que me curen las heridas de ayer. 

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Hoy hay tormenta, esa tormenta que lo revuelve todo, rebuscando hasta la parte más escondida de aquel cajón cerrado bajo llave. 
Vuelven aquellas noches frías donde mi única salvación eran tus besos bajo la sábana. 
Buscando otros 'adictivos' para olvidar los besos que me diste, las caricias que me regalabas, pero no funciona. 
El olor de aquel perfume se apodera de cada esquina de mi habitación. 
Lo había perdido una vez, y permití perderle dos.
 Quizá por el miedo a quererte no supe tenerte. 
Y créeme, 
no sentía mariposas al verte, sentía un ecosistema entero. 
Y ahora es solo un recuerdo, un recuerdo que aparece, para hacerte ver lo idiota que eres, 
para reírse de ti. 

Furia.

Recuerdo el calor de tus besos, bajo aquella manta,
 mientras las estrellas eran dueñas de nuestros deseos. 
Aquella mirada perdida tuya que se posaba sobre mis ojos, 
y una sonrisa se dibujaba en tu cara cuando te miraba. 
Aquellos brazos que me acurrucaban, me tapaban del frío. 
Y de pronto, aquella canción suena. Y los recuerdos me invaden, 
y una tormenta cae sobre mis ojos, con rayos y todo. Furia, 
furia por haberte dejado ir, por no creer en ti. 
Furia por no confiar, 
por rendirme. 

sábado, 23 de agosto de 2014

La lluvia cae sobre los tejados. El aire cálido se ha ido, se avecina una tormenta, de esas que lo destrozan todo, y después se va. Sentada, en aquel banco, veo caer la lluvia. Me moja, pero yo me dejo, veo cómo cae sobre mi rostro, juntándose con mis lágrimas, hasta el punto que ya no se sabe qué es qué. Mis labios tiritan, mis dientes chocan, y me abrazo, rodeando mis piernas, impidiendo la entrada del frío, aunque es imposible. Mi corazón late tan rápido, que pienso que me saldrá del pecho. Solo tú hacías que se pusiera de esa forma frenética. Pero, ahora tú no estás, ni el sabor de tus besos. Me dejaste, con millones de recuerdos, y con la esperanza de volverte a ver.

It's just another night.

Es solo una noche más, y, la Luna me alumbra con su luz. Miro las estrellas desde aquel tejado, donde pasábamos las tardes. Una estrella fugaz aparece, y no puedo evitar pensar en ti. No estás aquí, aunque nunca lo estuviste. Pero, me gustaría saber cómo sería tenerte a mi lado ahora.
Podía sentir el latido de tu corazón, juntándose al unísono con el mío. Nuestras miradas se cruzaban, no hacía falta palabras.
Veo las estrellas, y me gustaría saber si tú haces lo mismo, si te acuerdas de mí. Está sonando la canción de 'chasing cars', y me pregunto si te tumbarías a mi lado, si verías pasar el mundo abrazado a mí. Y, abro los ojos.
Tu ausencia sigue aquí, apoderándose de mí, adentrándose a mis entrañas.
Cómo en una montaña rusa, sientes estar en el punto más alto, y de pronto, caes, en picado, con un montón de vértigo en el estómago, que se aferra a ti, oprimiéndote la respiración. Ya no estás en la cima, ni sabes qué es eso. Estás a mil metros bajo suelo, y, el frío,
el frío es tu mejor amigo.

Llega el puto invierno.

Y de pronto, la oscuridad aparece. Se acabaron aquellas tardes de verano donde paseábamos por la playa cogidos de la mano. El frío llega, y con él la melancolía, esa que tanto temía. El frío me abraza, pero, ¿qué más da? No quiero sentir calor, no quiero que me consuma, y ser reducida a cenizas. Aunque, he de admitir que echo de menos el calor de tus besos, las risas al unísono, tu mirada penetrante clavada en mis labios, tus manos recorriendo mis lunares con curiosidad... Te echo de menos.

jueves, 21 de agosto de 2014

Summer storms

Tu recuerdo sigue en mis venas. Invadiendo cada parte que existe en mi cuerpo. 
Pienso en aquellas tardes de verano, donde el amor sobraba y faltaba la realidad. 
Nunca fui de tener los pies en la tierra, y claro, al conocerte no pude evitar elevarme. 
Recuerdo el sonidos del mar colándose en nuestras cabezas. Las estrellas sobre nuestras cabezas. Aquella sombra proyectada desde aquel árbol, donde permanecimos horas, aunque parecía una eternidad. Besos fugaces, cómo las estrellas, llevándose con ellas los deseos, esos que jamás se cumplirán. 
Siempre fui en busca de los imposibles, pero claro, tú, tú eres algo que va más allá de eso. Tenías los pies en la tierra, mientras yo flotaba en el espacio de tus besos. 
Fuiste todos mis deseos de las 01:01, aquellos que aún espero que se cumplan. 
Pero nosotros, los de antes, ya no somos los mismos. Aunque era claro, tú tan pegado a la realidad, y yo tan soñadora.

-

Y supongo que mientras escribo todo esto tú ya me habrás olvidado. Con el mar, las estrellas, el orden de mis lunares, el sonido de las risas mezclándose y el verano.
No pido un amor de novela, no existen.
Ni un príncipe azul que venga a salvarme de castillos encantados, pues los príncipes solo quieren princesas de fácil acceso.
No pido un cuento de hadas, con sus finales felices, prefiero una historia con heridas y cicatrices que te marquen, pero que pienses joder, sí, valió la pena. 
No busco el amor que te enseñan en las películas, busco un amor que me caliente el corazón, que me abrace, y quiera cada parte rota de mí. 
Quiero sentir esa mano detrás de mí, impidiendo que caiga, pero, que tampoco me sobreproteja. 
Quiero verme reflejada en ti, abrazada a la risa. Pero claro, quizá el amor es aquello que no quieres, aquello que no esperas, y, que cuando aparece, te invade de contradicciones, pues tienes miedo a amar, pero no puedes evitarlo, sientes el frío en tus venas al pensar que lo pierdes, pero el calor te abraza al saber que lo tienes. 
El amor eres tú, el amor soy yo cuando estoy contigo.
Hoy me he levantado, y tú no estabas, aunque nunca has estado, o .
Miro sin comprender, ¿porqué tú? ¿Por qué esto? 
Tú eres esa tormenta que cae sobre el mar más calmado, removiéndolo, alborotando cada parte de su interior, invadiendo de ti todas las partes. 

martes, 19 de agosto de 2014

El cielo está encapotado, vuelven las nubes grises, aquellas que te decía no conocer. Estoy en aquella playa, de noche, recordando todas aquellas cosas que te dije.
Me pregunto que será de ti, ¿cumpliste todos aquellos sueños que decías?
 Yo sigo aquí, sentada, mirando la luna, me recuerda a ti, tan brillante, entre la oscuridad.
 La lluvia no tardará en caer, y, quiero que caiga, que me abrace, que me de frío, tanto, que me tirite la piel. Quiero que caiga una tormenta, y que después de ésta salga el Sol, y me de calor con sus rayos. Aunque, también me gusta el frío, ese que te penetra dentro de la piel.

I see fire.

Veo el fuego, dentro de ti. Veo cómo te consume, sacando tus demonios, demostrándote el miedo. Penetrado en tu piel, impidiéndote crecer. Retrocediéndote. Te acaricia, y tú, lo abrazas.

domingo, 17 de agosto de 2014

Llueve

La lluvia, ese fenómeno atmosférico que cae sobre la tierra en forma de agua, que te moja, llegando a cada parte de tu cuerpo, cubriéndote, acariciándote, llenándote de frío, de miedo... Te empapa la cara, haciendo que tu pintura resbale sobre ésta, manchándote. Provocándote frío, que te abraza, y tú te dejas abrazar.
Tú eres cómo la lluvia, algo frío, que te acaricia, algo que cae del cielo, como un ángel, pero, tú de ángel tienes poco...